Beneficios de la Amabilidad


LOS BENEFICIOS DE LA AMABILIDAD

Tener en cuenta a los demás y ser  amable es beneficioso por todos los costados.

No sólo las personas que reciben los actos de amabilidad de los demás son las que se benefician, sino también las que yo denomino  “emisoras de amabilidad”

Cuando se realizan  gestos amables por sencillos que sean, como el saludar mostrando aprecio al otro, ceder el paso a  un peatón o a otro coche sin prisas,  ayudar a una persona a encontrar una dirección o a hacer cualquier tipo de favores sencillos,.. se establece una dinámica de relación que desencadena en satisfacción, bienestar y felicidad.

Metafóricamente lo comparo a recibir una suave lluvia de gotitas de felicidad que son como el ” chiriviri, que no moja pero cala”.

Cala a quienes reciben  la amabilidad y también a los que, de por sí y sin más, ya actúan amablemente en su día a día recibiendo, muchos, sin saberlo ni pretenderlo,  un elevado saldo positivo en su cuenta emocional.

Este “chiriviri” cala y  teje un fondo importante de confianza en la ayuda mutua e incrementa la posibilidad de vivir con un trato  más cercano  y armonioso, a pesar del anonimato que caracteriza la mayoría de las interacciones cotidianas que tenemos con los otros.

Aunque la felicidad y el bienestar personal, son ecuaciones de muchas variables, algunas difíciles de despejar, no cabe ninguna duda, que el índice de amabilidad autentico y sincero que aplicamos a los demás multiplica constante y exponencialmente el bienestar  de  las relaciones humanas y en consecuencia, la felicidad personal y colectiva incrementan.

La amabilidad  tiene sus raíces en  la bases  de “la buena educación” .¡No confundamos con buena formación!. Pues ya sabemos que se trata de cosas bien distintas…..  Podemos encontrar en nuestro recuerdo, a muchas personas con formación y mucha educación y también lamentablemente, aunque aún,  nos sigue sorprendiendo, vemos a alguna que otra persona con muy buena formación y con ausencia de buena educación en sus palabras, comportamientos,….

Encuentro que la amabilidad en lugar de practicarse más  con el desarrollo de la humanidad como fuera de esperar, en algunos contextos, parece que  se esta diluyendo e incluso, la cortesía ya se está convirtiendo en  un  “Comportamiento en peligro de extinción”….Si  seguimos así, habrá que protegerla !

No es más  que fruto de las prisas y la competitividad de Occidente y , ahora ya, por desgracia, sigue también gran parte de Oriente…..Ya  dice la sabiduría popular:  ” todo se pega menos la hermosura”.

Parece ser, que el  ritmo de vida estrepidante que llevamos en las ciudades nos empuja a  la imposibilidad de pararnos a conversar más que lo justo e imprescindible en cada uno de los encuentros cotidianos con los demás.  Creemos que si lo hacemos, perderemos el tiempo y ¿realmente lo perdemos o lo estamos viviendo y , por lo tanto, ganando?

¿Perdida o Inversión?

Es tu decisión!

No se trata de pedir amabilidad a los otros, sino de empezar por un@ mism@ con naturalidad y autenticidad sin ninguna floritura artificiosa y pasar, sin más, a la acción y actuar con amabilidad y cercanía afectuosa.

Tan sencillo y fácil que parece y sin embargo, ¿Que esta ocurriendo que cada vez más olvidamos saludar con un ” buenas tardes” en buena voz alta al entrar en una reunión o sonreír a una persona mientras estamos en la cola del súper o  sostener la puerta a un compañero/a que lleva montones de archivadores entre sus brazos o ayudar a una señora a bajar las escaleras del metro con carrito del bebe, o tantos otros ejemplos cotidianos que nos hacen la vida más llevadera, placentera y con sentido de pertenencia y comunión con las personas.

Son las ”pequeñas cosas” del día a día  las que marcan la diferencia.  

Por contra, si percibo que más  que nunca,  hay una gran sentido y práctica de Solidaridad. Sobre todo, cuando ocurren  “cosas grandes” como desastres naturales o procesos traumáticos como el fatídico accidente, de este verano, del tren de alta velocidad en las puertas de Santiago de Compostela. Sin dilación,  la gente fue de lo más  solidaria, amable y generosa ofreciendo todo lo material y la experiencia que poseía en ese momento.

Aquí aparecen sentimientos y se materializan en comportamientos que salen más allá de la propia necesidad: ayuda, generosidad, apertura a un pertenecer a la comunidad: ”la del género humano”,….

Pero después, en el día a día, personalmente, echo un poquito a faltar, de forma más  generalizada, esta amabilidad en “las pequeñas grandes cosas” que “nos hacen vivir  la vida con mas liviandad y felicidad”. En definitiva, caricias emocionales que tan bien sientan al alma.

Por ejemplo, la pequeña conversación con la vendedora de prensa, el cordial y cantarín saludo de buenos días al ordenanza de la oficina, la mirada de complicidad a otro cliente que también espera en una larga cola de alguna entidad financiera, las rápidas disculpas si hemos cometido un erróneo despiste mientras estamos al volante, el dejar paso en la cola del súper a una mama que su bebe llora con desespero y no sabe ni donde meterse….

Sin embargo, cuando presenciamos, recibimos o emitimos estas “pequeñas grandes cosas” u otras nos sentimos satisfechos, alegres, llenos y contentos. Al estar más atentos a las necesidades vivimos con más presencia y por tanto, con más consciencia.

amabilidad- dedito

¡Los beneficios de la amabilidad son muchos y cuestan muy poco!

Raro, ¿verdad? Algo que cueste poco y se gane mucho…. hasta parece sospechoso… ! ¡Esos son  los juegos de la  vida que no sabe de reglas de economía!

La Amabilidad, es una ACTITUD más allá de las reglas de “la buena educación”

Ser amable es entregarse de corazón y ser respetuoso con los demás en cada encuentro que nos brinda la vida.

A veces, solo consiste en “darse cuenta” y actuar, otras en atreverse a soltar alguna emoción que puede nublar la intención de ser amable y más afable como la timidez, la vergüenza o el que dirán si empezásemos a comportarnos de forma distinta a la habitual con la gente que ya nos conoce.

“Es solo una invitación y

sin ninguna intención

de dar ningún sermón,

gracias

pero sí con la convicción

que con más amabilidad y educación

un Mundo mejor dejaremos en  construcción

en cada nueva generación.”